La dietética china es el fruto de miles de años de experiencia. Sacada del conocimiento de los “sabios” chinos, obtenida a través de la observación de la naturaleza. Es así como han nacido las teorías del Yin y del Yang, de los cinco elementos y los principios filosóficos taoístas. La leyenda quiere que los padres del Tao hubieran tenido una obsesión: la inmortalidad. La dietética fue uno de los métodos utilizados para lograr este fin.

Así, la tradición china ha aprendido a conocer, a lo largo de los siglos, las propiedades sutiles de los alimentos  siguiendo las  leyes del Yin y del Yang y de los cinco movimientos (naturaleza, sabor, afinidad de tal alimento con tal órgano, propiedad secante o humidificante, etc.). A partir de esta rica experiencia, la dietética china se desarrolló en dos direcciones: una preventiva y otra curativa.

LA DIETÉTICA PREVENTIVA
La Salud en China siempre está muy orientada hacia la prevención de las enfermedades y en la búsqueda de una existencia sana y harmoniosa, y la dietética juega un papel fundamental. Es la que comprende un conjunto de reglas válidas para todos, se apoya sobre una tradición muy antigua y permite a la gran mayoría del pueblo chino gozar de una buena salud general, a pesar de una pobreza mayor que en Occidente y unas condiciones de vida a menudo muy difíciles. Se trata pues de una dietética cotidiana, dietética preventiva, dietética que todo el mundo puede y ha de interesarse en aplicar para mantenerse en buena salud.

Los principios de la dietética china forma parte integrante de los siete pilares  fundamentales de los métodos de preservación de la salud que son, según la tradición china:

– Saber comer
– Saber moverse
– Saber respirar
– Saber reposar
– Saber hacer el amor
– Saber dominar su espíritu.
– Saber conformarse con los ciclos de la naturaleza.

Todo dentro de la dietética china preventiva, es estudiado para  permitir  una digestión óptima con la finalidad de que el cuerpo  obtenga toda la energía necesaria del bolo alimenticio. Por ello, da una gran importancia a la vitalidad, a la forma, al sabor, a la naturaleza, a la conservación,  el troceado y a la cocción de los alimentos. Todos estos parámetros son esenciales para garantizar la buena salud del individuo. Pero esto no es todo. Es cuidadosa con todo lo referente a la comida. Desarrolla 9 principios del  « saber comer » que favorece la digestión y la asimilación (nociones de moderación, de masticación, de hambre, de regularidad, de concentración, de emociones, de auto-masaje, de marcha, de placer.). Enfín, describe 10 reglas esenciales  imprescindibles para un bienestar óptimo. El respeto de estas reglas es la mejor prevención posible contra una multitud de transtornos y finalmente para vivir bien. Esto hace eco a un principio de uno de los  fundadores de la medicina china:

« El que no sabe comer correctamente, no es capaz de vivir »
SUN SI MIAO (célebre médico, 581-682 después J.C.)

Leer el libro de Philippe Sionneau en español : haz click aquí.

La esencia de la medicina china