Una medicina sabia, reconocida y oficial
La medicina china, con demasiada frecuencia presentada de manera esotérica, no es ni « un saber ancestral » ni una « sabiduría venida de tiempos antiguos ». Tampoco es una medicina popular o una medicina empírica, y menos aún una « medicina suave » o « paralela ». En China, la medicina china es una medicina sabia, transmitida en universidades de medicina china a lo largo de una carrera que desemboca en la obtención de un diploma oficial de médico. Su ejercicio profesional está gestionado por autoridades instituidas garantizando la legitimidad del saber y controlando las modalidades de su práctica. La medicina china es oficial y está integrada en el sistema de salud de todos los países asiáticos (China, Japón, Corea, Vietnam, Taiwán, etc.) y en el de números países occidentales: Estados Unidos, Canadá, Australia, Inglaterra, Alemania, Dinamarca, Holanda, Suecia, Suiza, Noruega, etc. Poco a poco se está convirtiendo en la medicina alternativa más reconocida y utilizada en el mundo.

Un sistema coherente
La medicina china se basa en una teoría fundamental completa y coherente que explica cómo funciona un ser humano (anatomía, fisiología, psicología…), cuáles son las diferentes causas de las enfermedades y los mecanismos patológicos que de ellas derivan. Posee un sistema de diagnóstico altamente desarrollado basado principalmente en un interrogatorio, en la observación, la palpación, etc. Está organizada en grandes especialidades: medicina interna, ginecología, pediatría, geriatría, dermatología, reumatología, oftalmología, otorrinolaringología, ortopedia, etc.

Una medicina eficaz con 4 pilares terapéuticos
La medicina china está constituida por un sistema terapéutico extremadamente desarrollado y competente que alimenta su fama a través del mundo. Este se apoya en 4 pilares fundamentales: 1- la fitoterapia (hierbas), 2- la acupuntura, 3- el masaje, 4- la dietética china. No es una medicina de comodidad ni de ocio. No es de ninguna manera comparable a los cuidados de relajación efectuados en los centros de talasoterapia o SPA. En la actualidad, al menos un cuarto de la población mundial utiliza esta medicina. Día tras día, prueba que es una medicina notablemente eficaz, aun cuando se trata de enfermedades graves.

Os puede curar
La medicina china puede responder a todas las enfermedades. Sin embargo, esto no significa que pueda curarlo todo. Actualmente, ninguna medicina puede tener esa pretensión. En los casos de enfermedades muy graves, la medicina china, al fortalecer el estado del paciente, puede aportar una mejora, un gran confort, frenar la evolución de su alcance o atenuar sus efectos.

Leer el libro de Philippe Sionneau en español : haz click aquí.

La esencia de la medicina china