Por Philippe Sionneau – Traducción:  Roberto Navero Garcia

Un eccema en el rostro resistente al tratamiento corregido en unas semanas. Propongo un nuevo caso tratado con éxito de manera simple y rápida gracias a la medicina tradicional china clásica y al Shāng Hán Lùn (tratado sobre las lesiones de frío). Se trata de un varón de cuarenta años que sufre de un eccema en el rostro y a veces en los genitales que los dermatólogos no han conseguido tratar con éxito. Acupuntor de oficio, piensa que la solución podría venir de la medicina china. En ese momento me consulta sobre su piel. Tras 18 días de tratamiento  y desde los primeros días el eccema ha desaparecido en un 95%.  El seguimiento del tratamiento va a permitir eliminar  este eccema resistente. Veamos el  porqué y cómo

Tratamiento:

Simplemente he utilizado una modificación de la conocida Guì Zhi Tang (decocción de Ramulus Cinnamomi Cassiae) a la que he añadido Radix Saposhinikoviae Divaricatae (Fang Feng), Herba Schizonepetae Tenuifoliae (Jing Jie) y Fructus Tribuli Terrestris (Bai Ji Li).  Entre estas ocho plantas una es jengibre fresco del supermercado, otra  el regaliz, como aquel palo que masticábamos en nuestra infancia y el azufaifo  que es un tipo de dátil que incluso puede encontrarse en el sur de Francia.

Sintomatología:

El paciente lleva años padeciendo de descamaciones, rojez; prurito sobre todo en el rostro, algo en el pecho y de manera ocasional en los genitales en los momentos  de mayor intensidad. Este eccema resistente al tratamiento dermatológico se agrava si el paciente duerme mal, si está cansado, si realiza una actividad física intensa que provoca una sudoración profusa. Si tiene tensión localizada en las cervicales y las mandíbulas, lo que achaca al estrés. La dermatitis mejora si descansa bien, si realiza deporte de manera moderada;  con el sol y el agua de mar. Por otra parte, en ocasiones tiene un sudor  amarillento  y es frecuente que la superficie de su cuerpo se encuentre húmeda, en ocasiones puede sufrir de cervicalgia que atribuye a la tensión acumulada. Sed normal, a veces boca seca, orina normal. Pasado  de rectitis ulcerosa que actualmente está controlada, ningún otro síntoma notable salvo la impresión de sentirse estresado con rapidez. La lengua es normal y ligeramente roja en la punta.  El pulso es resbaladizo (huá) y más flotante sobre los dos cùn.

Diagnóstico:

El problema se manifiesta en la superficie del cuerpo. Dado que el prurito es bastante severo y sobre todo que hay rojez, se trata de un desequilibro de la superficie yáng, es decir del tài-yang. Aquí la tendencia a la transpiración y el hecho de que la transpiración agrave el eccema, pone de manifiesto el vacío. Se hace necesaria por tanto una perscripción basada en Guì Zhi Tang.  Y de hecho, parto de esta fórmula a la que añado Radix Saposhnikoviae Divaricatae (Fang Feng), Herba Schizonepetae Tenuifoliae  (Jing Jie) et Fructus Tribuli Terrestris (Bai Ji Li) para someter con más fuerza el viento y detener el prurito. Hago esta prescripción para dieciocho días.

Cuestiones a responder en este tipo de caso:

¿Nos encontramos ante un síndrome de la superficie? En caso afirmativo, ¿se trata de un síndrome yin o de un síndrome yáng?.  Si se trata de un síndrome yáng, es decir del tài yáng, ¿es del tipo vacío o de plenitud? Si su naturaleza es de vacío, debe prescribirse una fórmula de la familia Guì Zhi Tang (decocción de Ramulus Cinnamomi Cassiae).  Si nse trata de un síndrome de plenitud, debe prescribirse una fórmula de la familia Má Huáng Tang (decocción de Herba Ephedrae). Saber determinar el sistema implicado es primordial para tener un resultado rápido y sobre todo eficaz.

Resultados:

Desde los primeros días, siente mejoría.  Al cabo de unos diez días, no hay rojez ni prurito. La textura de la piel ha mejorado y  no tiene sensación de calor en el rostro. Al cabo de dieciocho días, la piel está mucho mejor. De hecho, el prurito, la rojez y las descamaciones reaparecen únicamente si  el paciente realiza una actividad física intensa y suda mucho. Si no, la piel está normal.  Está notando que la sauna no le provoca agravamiento es solamente la actividad deportiva constante con abundante sudor que provoca de nuevo los síntomas en la piel si bien  de una manera más moderada. Otro hecho importante, es que transpira de manera espontánea mucho menos y su olor corporal ha disminuido considerablemente.

Le pido que retome el mismo tratamiento durante veinticuatro días. El eccema prácticamente ha desaparecido, incluso la transpiración  durante la actividad deportiva es más moderada y se aprecia en las cejas, el cabello y más raramente en los costados donde se produce la fricción con los brazos al correr. La rojez y el prurito desaparecen rápidamente,  han pasado a ser de aparición fugaz y muy localizada. El eccema en los genitales ha desaparecido completamente. Ya no tiene el rostro enrojecido y con descamaciones y la transpiración es  menos abundante y no es olorosa ni amarillenta. Se siente más calmado y tranquilo. Decidimos conjuntamente continuar el tratamiento con acupuntura para evitar una eventual recaída y continuar trabajando sobre el fondo de la patología.

Para valorar el alcance de este caso, es preciso recordar que el eccema era permanente y visible (rostro), que los dermatólogos no tuvieron éxito tratándolo y que los resultados fueron sumamente rápidos gracias a un tratamiento muy simple y de corta duración.

Composición del tratamiento (posología diaria en decocción):

  • Ramulus Cinnamomi Cassiae (Gui Zhi) 12g
  • Radix Albus Paeoniae Lactiflorae (Bai Shao Yao)  12g
  • Fructus Zizyphi Jujubae (Da Zao) 4 unidades
  • Radix Glycyrrhizae Praeparata (Zhi Gan Cao) 6g
  • Rhizoma Zingiberis (Sheng Jiang) 12g
  • Herba Schizonepetae Tenuifoliae (Jing Jie)  12g
  • Radix Saposhnikoviae Divaricatae (Fang Feng)  12g
  • Fructus Tribuli Terrestris (Bai Ji Li)  12g

Leer el libro de Philippe Sionneau en español : haz click aquí.