Por Philippe Sionneau – Traducción:  Monique Meziat Restrepo

Contrariamente a la idea que circula en nuestra profesión, la medicina china no es homogénea. A lo largo de siglos se ha enriquecido de numerosas  corrientes médicas con conceptos, a veces, diametralmente opuestos. Algunos ven una forma de incoherencia o un pretexto a la discusión. Yo no veo sino la expresión de diferentes sensibilidades. Después de haber practicado casi 20 años la forma contemporánea y universitaria de la medicina china, he incorporado una línea médica muy especial, la de las prescripciones clásicas (jīng fāng 经方). Para aquellos que quisieran saber más de este tema, le sugiero leer los tres artículos «  La medicina china clásica va a revolucionar nuestra práctica  (parte 1, 2 y 3) » Se trata de un método diagnóstico y terapéutico basado en el Shāng Hán Zá Bìng Lùn 伤寒杂病论 (tratado de lesiones por frío y de diversas enfermedades). La característica de este linaje es que piensa que el Nèi Jing (Clásico interno) y todas las corrientes que de ella se derivan, son totalmente independientes de la obra de Zhāng Zhòng Jǐng. Son dos ramas independientes de la medicina china. En este sistema, no asociamos los 6 niveles (tài yáng, shào yīn, yáng míng, tài yīn, shào yáng, jué yīn) a los canales o a los órganos zàng fǔ. Es otra forma de pensamiento, diferente de la del Nèi Jīng (Clásico interno). Estas ideas alteran mucho a las personas que creen en la unidad y la homogeneidad del Huáng Lǎo (黄老). Personalmente, no conozco tanto la civilización china para saber si esta teoría es auténtica o es simplemente una utopía. Sólo sé que este método es de una eficacia clínica formidable. Que se base en una realidad histórica o que ella proceda de una práctica clínica más reciente, me es indiferente. Lo que me importa es la eficacia clínica y la trasmisión de este enfoque. Con 50 años, las bellas teorías, las bonitas explicaciones pseudo-sabias, ya no me interesan. Lo que me importa es la verdadera vida, la realidad de mis pacientes que sufren.

En agosto del 2015, tuve la suerte de seguir a mi mentor en su práctica hospitalaria en Pekín para descubrir la increíble precisión y eficacia de esta corriente médica basada en el Shāng Hán Lùn (Tratado de lesiones por frío) y el Jīn Guì Yào Luè (Compendio del cofre de Oro). En esta ocasión, tuve la experiencia directa de su fuerza, a veces fenomenal, que quisiera compartir con ustedes. Por esto les voy a contar la historia de las « amígdalas de la joven chica de Pekín ».

La historia !

En el mes de Agosto en la provincia de He Bei, hace calor y humedad. A veces, grandes tormentas dan lugar a fuertes precipitaciones que tienden a inundar temporalmente las calles de las grandes ciudades y el campo. Era un día nublado pero sin riesgos en el que la joven chica de Pekín decidió ir a visitar la gran muralla china. Al final de la tarde, durante su regreso en el bus, una fuerte tormenta se desató y con ella un verdadero diluvio cayó sobre la carretera. Ésta quedó inundada totalmente en poco tiempo hasta el punto de que el chofer parara el vehículo. Por miedo de que el bus fuera arrasado por el agua, ordenó a todos los pasajeros descender y ponerse en altura en el campo de alrededor. La joven niña de Pekín como todos los otros, cumplió la orden y se encontró en pleno campo bajo el diluvio de agua fría por lo menos dos horas sin poder verdaderamente resguardarse! Tras de un despertar muy matinal, un largo viaje en bus, una escapada de varias horas en la muralla, sufrió una ducha fría por  un largo momento mientras vagaba en pleno campo chino sin saber exactamente lo que debía hacer!  En fin, tras otras peripecias y no menores, llega a su casa hacia las 23h y va directamente a acostarse.

Al otro día, la joven de 22 años presentó los siguientes síntomas: escalofríos, dolores musculares, traspiración espontánea, fiebre que se estimó alrededor de 38°, incluso un poco menos y un ligero dolor de garganta. Me pidió intervenir. Estaba muy claro en ese momento, que sufría de una enfermedad del tài yáng  El hecho de que hubiera fiebre, escalofríos y traspiración, es suficiente para diagnosticar un tài yáng zhòng fēng (太阳中风)   que depende de una prescripción de la familia de Guì Zhī Tāng 桂枝汤 (decocción de Ramulus Cinnamomi Cassiae). Pero el dolor de garganta podía ser un inicio de trasmisión al shào yáng. Decidí entonces, tratar una enfermedad combinada tài yáng shào yáng con, evidentemente, una gran predominancia sobre el tài yáng. Opté por un tratamiento muy simple Guì Zhī Jiā Gě Gēn Tāng 桂枝加葛根汤 (decocción de Ramulus Cinnamomi Cassiae más plus Radix Puerariae) más Radix Platycodi Grandiflori (Jie Geng):

Tratamiento 1:

  • Ramulus Cinnamomi Cassiae (Gui Zhi) 10g
  • Radix Albus Paeoniae Lactiflorae (Bai Shao Yao) 10g
  • Radix Puerariae (Ge Gen) 12g
  • Radix Glycyrrhizae Praeparata (Zhi Gan Cao) 6g
  • Fructus Zizyphi Jujubae (Da Zao) 10g
  • Rhizoma Zingiberis (Sheng Jiang) 15g
  • Radix Platycodi Grandiflori (Jie Geng) 15g

Guì Zhī Tāng 桂枝汤 (Decocción de Ramulus Cinnamomi Cassiae) es utilizada para liberar el tài yáng  con Radix Puerariae (Ge Gen)  que actúa especialmente sobre dolores musculares. Radix Platycodi Grandiflori (Jie Geng) trata el dolor de garganta, síntoma del shào yáng.  Todo dolor de garganta no es inducido por una enfermedad del shào yáng, bien evidente pero en raras ocasiones, proviene de un tài yáng y aún con menos frecuencia, de un síndrome del shào yīn que en este sistema representa la superficie yin mientras que tài yáng, representa la superficie yang.  Sin embargo, tài yáng y shào yīn, no pueden estar implicados simultáneamente. Entonces, por deducción, como nos encontramos claramente ante una enfermedad del tài yáng, el dolor de la garganta proviene de un síndrome del  shào yáng. Debemos tener en cuenta que la enfermedad del jué yīn podría también ser la causa de dolor de garganta pero que en este caso, no cuadra con la sintomatología.

Prescribo una sola dosis/bolsa (para dos decocciones durante el día) de ésta modificación de Guì Zhī Jiā Gě Gēn Tāng 桂枝加葛根汤. Le indico a la paciente que se cubra bien bajo las mantas durante al menos 45 minutos después de tomar cada decocción. Al vivir muy cerca de una farmacia china, la joven chica de Pekín toma rápidamente y con conciencia su tratamiento que da los siguientes resultados: la noche tras haber tomado las dos decocciones (de la misma bolsa) prácticamente no tenía fiebre (estimamos un poco por debajo de 37°), la traspiración  cedió, además, no había ningún dolor muscular, ausencia de escalofríos.  Solamente persistía un ligero dolor de garganta muy soportable. Ante un resultado tan correcto, recomendé descanso y dormir bien. A la mañana siguiente, estando en el hospital, recibí un mensaje que me decía que la joven chica de Pekín, no estaba en forma a pesar de la mejoría de la víspera. Después de varias preguntas a distancia, su estado era el siguiente: Ausencia de escalofríos, ausencia de dolor muscular, fiebre más elevada que la víspera y aversión al calor, sed, sabor amargo en la boca, un ligero dolor de oído, cefalea fuerte y fuerte dolor en la garganta.

Le pedí tener paciencia para observarla más al fin de la mañana después de mi sesión clínica en el hospital.  Cuando la volví a ver me confirmó todos sus síntomas. Además el pulso era ligeramente flotante (fú 浮) pero no en exceso y es claramente rápido (shuō 数). Pido observar su garganta y vi un espléndido espectáculo. Dos bellas amígdalas hinchadas, rojas y sobre todo cubiertas de pus. Jamás había visto tantos puntos de pus en una garganta!!! Me arrepiento solo de una cosa tiempo después, no haber tomado una foto de su garganta tan espectacular.

No siendo más que un mero charlatán en Francia pero médico para un cuarto de la población mundial, decidí encargarme activamente de esta situación aguda que podía ser grave cuando uno conoce el riesgo cardíaco que puede causar este tipo de infección. Como sea, mi diagnóstico fue simple: enfermedad combinada de los tres yáng (三阳合病).  Entonces, existe un principio en el Shāng Hán Lùn (Tratado de lesiones por frío) que dice que cuando los tres yàng están comprometidos, deben ser tratados por la armonización que es el método para tratar el shào yáng Es por esto, que una de las prescripciones en este caso es Xiǎo Chái Hú Tāng 小柴胡汤 (Pequeña decocción de Radix Bupleuri )

  • En este caso, la boca amarga, el dolor de garganta, el dolor de oído, confirman el  shào yáng.
  • La fiebre elevada, la aversión al calor, la sed, las amígdalas purulentas,  confirman el yáng míng.
  • La cefalea y el pulso ligeramente flotante (fú 浮) muestran la persistencia del perverso en el tài yáng

Tratamiento 2:

Aquí el tài yáng  es secundario, shào yáng y yáng míng  son ahora las claves de la patología. El perverso que estaba al principio en el tài yáng ya no está pero se ha transmitido hacia el shào yáng y el yáng míng. Decidí  entonces prescribir  Xiǎo Chái Hú Tāng 小柴胡汤 (Pequeña decocción de  Radix Bupleuri) mas  Radix Platycodi Grandiflori (Jie Geng) y Gypsum Fibrosum (Shi Gao).

  • Radix Bupleuri (Chai Hu) 18g
  • Radix Scutellariae Baicalensis (Huang Qin) 10g
  • (Qing) Rhizoma Pinelliae Ternatae (Ban Xia) 10g
  • (sheng) Radix Codonopsitis Pilosulae (Dang Shen) 10g
  • Radix Glycyrrhizae Praeparata (Zhi Gan Cao) 6g
  • Fructus Zizyphi Jujubae (Da Zao) 15g
  • Rhizoma Zingiberis (Sheng Jiang) 15g
  • Radix Platycodi Grandiflori (Jie Geng) 15g
  • (sheng) Gypsum Fibrosum (Shi Gao) 45g

Le pedí a la joven chica de Pekín, hervir el Gypsum Fibrosum (Shi Gao) 20 minutos antes de las otras plantas y luego 20 minutos de más con las otras sustancias medicinales. En este caso,  Xiǎo Chái Hú Tāng 小柴胡汤 (Pequeña decocción de Radix Bupleuri) es ciertamente correcto para tratar la enfermedad del shào yáng pero también el conjunto de los tres sistemas yáng como lo he explicado  más arriba. Radix Platycodi Grandiflori (Jie Geng) fue añadida pues es uno de los grandes remedios del shào yáng cuando el oído y sobretodo la garganta, están comprometidas. Así mismo, tiende a evacuar el pus y favorecer su eliminación. Gypsum Fibrosum (Shi Gao) actúa más directamente sobre el calor del yáng míng que acá estaba bastante virulento al punto de generar pus a nivel de la garganta. Por otro lado la fiebre era de más de 39°.

Los resultados finales

A causa de mi disponibilidad, la enferma tomó su primera decocción al final del día. Una hora después de tomar la decocción, la fiebre cedió, la cefalea despareció, el dolor de garganta se atenuó considerablemente. Le recomendé irse a dormir temprano y tomar la segunda decocción de la misma dosis en caso de despertarse o al otro día temprano. Entonces, al despertarme, vi a la joven chica de Pekín sonriente y con razón: no más fiebre, no más dolor de garganta, no más dolor de oído, no más dolor de cabeza, no más boca amarga. Asombrado por este cambio de estado brutal, observé las amígdalas. Estaban apenas rojas, deshinchadas y no había NINGUN resto de pus. Era como si hubiéramos limpiado cada punto de pus, y eran numerosos, uno por uno con esmero. Preguntando de nuevo que sentía, la paciente confirma que sentía solo una vaga ronquera de la garganta y nada más y que estaba lista para salir con sus amigos en los lugares de moda de  Sun Li Tun ! La víspera alcanzó los 40° y tenía una garganta purulenta y acá, estaba dinámica y chispeante de alegría de encontrase con sus amigos! Por prudencia, le recomendé tomar la segunda decocción y guardar reposo al menos durante el día. Ella descansó pero no tomó la segunda decocción y en la noche salió con sus amigos y no presentó ninguna recaída! En claro, una sola toma de la decocción, fue suficiente para eliminar completamente al perverso y reforzar el qi regular para una recuperación completa.

Mi experiencia con este linaje médico, es que los tratamientos son muchas veces muy eficaces para las urgencias y no únicamente para las enfermedades crónicas. Los resultados son a veces muy espectaculares y más allá del entendimiento científico. Se trata de un verdadero sistema médico y no de una práctica de bienestar como es muchas veces utilizada la medicina china en Europa. Se funda sobre un método diferente de aquel del Nèi Jīng (Clásico interno) y es transmisible, reproductible y accesible a cualquier estudiante o terapeuta motivado.

Leer el libro de Philippe Sionneau en español : haz click aquí.

La esencia de la medicina china